Cojamos un acantilado, todas y cada una de las olas del mar, secuestremos al sol, pintemos cientos burbujas y atraigamos a todo el harén de nubes. Ordenémoslo, sentémonos en el sol a ver como las nubes y las burbujas se revuelven y estallan en su clímax contra el sol mientras las olas desaparecen lentamente por el acantilado. Organicémoslo todo. Que el mundo lo vea. Que el mundo lo entienda.

2 comentarios:

Stella dijo...

Miss u, mi nana. ¿Sabes a quien me recuerdas un poco escribiendo??? A Eugenia Rico, no sé si leiste algo d ella, si es que no, prueba con "Aunque seamos malditas" o "los amantes tristes"... A mi me está gustando mucho esta autora ^^
Ainch, a ver cuando pueda ir allá!!!
Biquiños

Senn dijo...

Pues no, no he leido nada suyo; pero lo haré entonces :)
¡A ver si es verdad!
Muáaaa.